Para algunos conductores es posible que el concepto taller movil no les resulte aún muy familiar. Sin embargo, es más que probable que personas de su entorno hayan tenido que hacer uso de este servicio alguna vez.

Se trata de un servicio en el que los mecánicos y el equipo de reparaciones se desplazan directamente hasta el lugar en el que está el aparato o vehículo estropeado. Difiere del servicio de taller tradicional en el que el cliente desplaza su vehículo hasta el taller y lo deja allí hasta que esté listo.

Aplicaciones de este servicio

Como podrás intuir, un taller móvil realiza las mismas tareas que un taller convencional, con la diferencia de que puede ayudar a conductores que un taller fijo no. Vamos a ver algunas aplicaciones que tiene este servicio en el día a día.

Traslados difíciles

Tanto si se trata de vehículos de transporte como de maquinaria agrícola, puede ser complicado desplazarlos hasta un taller físico. Puede que el vehículo no esté en condiciones o que el propietario no pueda pagar un servicio de transporte. En estos casos un equipo de profesionales puede movilizarse hasta el lugar y solucionar el problema directamente allí.

No parar el ritmo

Otras empresas detectan fallos en su maquinaria, pero, sin embargo, deben seguir usándolas total o parcialmente. Para no importunar con una detención de la actividad, los mecánicos pueden trasladarse hasta el lugar en el que se encuentra la máquina en cuestión. Tan pronto como esté reparada volverá a su ritmo habitual.

Lugar habilitado

Algunas empresas de transporte o mensajería ya poseen instalaciones en sus garajes o cocheras en las que se puede intervenir. En este caso el cliente prefiere que se realicen las reparaciones en la zona habilitada para ello en su local. Si crees que algunas de estas aplicaciones de taller móvil te hacen falta, no dudes en contactar con nosotros.