Los neumáticos son uno de los componentes más importantes del vehículo y afectan al rendimiento de este más allá de la propia seguridad de la conducción. Además de influir en la seguridad, los neumáticos también tienen un impacto significativo en el consumo de combustible del vehículo, y teniendo en cuenta el precio del combustible en los últimos tiempos, es algo que debemos tener en cuenta. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo.

¿Como pueden influir los neumáticos en el consumo?

Los neumáticos desgastados o inadecuados pueden aumentar el consumo de combustible de un vehículo, ¿pero porque sucede esto? La resistencia al rodamiento del neumático aumenta a medida que la rueda se va desgastando, lo que significa que el motor tiene que trabajar más para mover el vehículo. Esto produce que el consumo de combustible aumente y sea necesario cada vez, parar antes para volver a rellenar el tanque de gasolina o diesel.

Pero no solo los neumáticos desgastados pueden provocar que tu consumo aumente, también una presión incorrecta puede generar el mismo efecto. Por ejemplo, si los neumáticos están inflados con una presión demasiado baja, ocurre algo similar a lo que ocurriría con el desgate y el motor tiene que hacer mayor esfuerzo. Si por el contrario, los neumáticos están inflados con una presión demasiado alta, el contacto entre el neumático y la carretera disminuye, y esto quizá no afectará tanto a tu consumo, pero si a tu seguridad, porque el coche será menos estable y probablemente la vida útil del neumático sea más corta que llevando la presión adecuada.

En las guiás y manuales del vehículo encontrarás la presión recomendada por el fabricante, aunque en algunas ocasiones también puedes encontrarla en una etiqueta en el interior del vehículo en la puerta del conductor. Es conveniente revisar esta cada cierto tiempo, porque por las condiciones atmosféricas y el uso del coche, pueden variar.

Por lo tanto, es importante tanto mantener la presión adecuada en los neumáticos, como cuidar los neumáticos para no aumentar el consumo por un descuido.

Otro factor que puede afectar el consumo de combustible es la elección de los neumáticos. Algunos neumáticos están diseñados específicamente para ofrecer una resistencia reducida al rodamiento, lo que puede mejorar la eficiencia del combustible y reducir los costos de conducción. Estos neumáticos suelen estar etiquetados con una calificación de eficiencia de combustible, que indica su capacidad para reducir el consumo de combustible.

Cuidar el estado de tus neumáticos para no incrementar el consumo

No solo los neumáticos afectan en un incremento de gasto de combustible, si bien es cierto que muchas veces nos olvidamos de que estos también juegan un papel importante. Si lo unimos al peso del vehículo, la aerodinámica y el estilo de conducción, tenemos las claves del consumo de combustible fuera de la parte mecánica.

Para evitar gastar más gasolina, la solución pasa por cuidar y mantener mejor los neumáticos, vigilando sus presiones, pero también por cambiar los neumáticos, cuando sea necesario, y no solo eso, también debemos elegir unas buenas ruedas y valorar si nos compensa poner una ruedas de bajo consumo, aunque su precio pueda ser más alto.

Por último, también debemos recordar que el mantenimiento de las ruedas es muy importante también de cara a la seguridad del coche, porque unas ruedas desgastadas harán que el riesgo de sufrir un accidente, sobre todo en condiciones poco favorables, aumente exponencialmente.